lunes, 30 de enero de 2012

TECNOLOGIAS DE ULTIMA GENERACION

La frase de TECNOLOGÍA DE ÚLTIMA GENERACIÓN, no es nueva, ¡ni mucho menos! Existe desde que el mundo es mundo. La primera rueda de piedra, el fuego, la comunicación con humos, el hacha de piedra, etc. etc. o sea que esa frase no es de ahora. Siempre solemos decir que todo lo que nos rodea es de “Ultima Generación”.

Cuando tenia aproximadamente unos cinco añitos, en casa existía la “cocina económica” que funcionaba con carbón, era el “Ultimo Grito” en cocina, supongo que lo de “económica” seria por lo barato que era el carbón, que creo que en aquel momento no era tan barato, porque recuerdo perfectamente cuando había fuerte levante hacíamos una excursión por la playa, mi padre y mis hermanos mayores a recoger aquellas piezas preciosas que era el carbón, porque los barcos que fondeaban en la bahía limpiaban sus carboneras y se llenaban las playas de muchos puntitos negros que nosotros echábamos en el cesto del carbón, los íbamos recogiendo y después ponerlo al sol a secar, para luego utilizarlo en aquella cocina de Ultima Generación que se conocia como “cocina económica”, que todas las madres tenian que levantarse dos horas antes para poderla encender para calentar la leche, más tarde apareció el gas butano y mejoramos mucho con aquella “Tecnología”, pero en contrapartida perdimos aquellas excursiones en los días de levante fuerte.

Lo bueno era que las madres mientras esperaba que se calentara aquella cocina, podia lavar las ropas sucias con un sistema de Ultima Generación, que fabricaba Juan el carpintero, donde dejaba las ropas limpias y lustrosas.
Con el tiempo ya iba a la escuela General Sanjurjo, (actualmente Magisterio), donde el maestro Don Agustín Chicón, aparte de enseñarnos a leer y escribir, nos daba a media mañana nuestra leche en polvo y un bollito con queso holandés, esta claro que nosotros teníamos que llevar el jarrillo de lata de “Ultima Generación” de casa, sino no había leche. Pase al Instituto, con mis pantalones cortos y el jersey de color gris y la corbata según el curso, ¡Cómo picaba la varita india de “Ultima Generación” del Sr Moreno, cuando te daba en las piernecitas desnudas! También por la tarde iba al colegio de Don Antonio Rico, para aprender con mayor rapidez, utilizando las “últimas tecnologías” de enseñanza del momento “La letra con sangre entra” y sino, cabezazos contra la pizarra.

Para mejorar el nivel de conocimiento, fui al Pilar de Viti a aprender a escribir a máquina, eran unas máquinas de “Última Tecnología” de la marca AEG, con una rapidez de escritura que se escuchaba el tecleado hasta en las Puertas del Campo, al principio dolían mucho los dedos al teclear, conforme pasaba el tiempo dolían algo más, cuando llevabas tres o cuatro meses dándole a las teclas el dolor en los dedos era ya insoportable, ¡no sufrí na!, para conseguir unas 300 pulsaciones por minuto con comas, puntos, mayúsculas, etc., porque Don Julio Durán lo repasaba todo y no se le iba ni una.

Dejé de estudiar y trabaje de aprendiz en el Patio Masoni , en el taller de Juani, donde con las herramientas de aquel momento como era la fragua el yunque, las botellas de acetileno con carburo, buenos martillos y la taladradora manual de “última Generación”, me fui haciendo “hombrecito” y por 1.000 ptas me saque el carné de conducir y me compre un buen coche ( Renault 4-4) “Ultimo Modelo” por 2.000 ptas, tenia intermitentes y pito, la caja de cambio tenia 1ª, 2ª y 3ª, (eran tantas las averías que tenia que me hice un buen mecánico), anda que no vacilaba con Yo Misma haciéndonos fotos con una maquina de fotos con carrete en blanco y negro de 24 fotos “la última tecnología en fotos” solo duraba quince días en recoger las fotos y no un mes como las antiguas.
Añadir leyenda

Los teléfonos en las casas apenas si existían, generalmente en las tiendas del barrio o algún vecino V.I.P. con teléfono de “última moda”, que metías el dedo para marcar y se te quedaba enganchado en el dial y hasta que no volvía al principio no podías sacar el dedo, acudíamos a hablar con algún familiar que estuviera fuera y que por correo ordinario se quedaba a determinada hora y un día concreto para poder hablar, todo esto si era muy urgente, sino por carta……. Además, disponer de reloj era un lujo, o sea que la mayoría no teníamos ni relojes, pero lo curioso del caso es que nunca llegábamos tarde a ningún sitio, el que disponía de un reloj de muñeca vacilaba con todos enseñando la muñeca y el reloj de cuerda de “última generación”; eso si, había que darle cuerda antes de acostarte sino por la mañana se había parado.


Y ¿¿quien no ha tenido unas alpargatas?? en su momento eran las mejores alpargatas con suelas de ruedas de coches, si eran nuevas se solia utilizar los domingos, pero cuando se manchaban se utilizaban para jugar los partidos de fútbol oficiales. 




La vida te va cambiando poco a poco, la novia, la mili, te casas, vienen los hijos, los biberones, las ropitas, los problemas de colegios, de criarlos, educarlos, ellos también van creciendo, (todo esto utilizando las nuevas tecnologías del momento), vienen lo nietos con sus alegrías, y vuelves a tirarte al suelo a jugar con ellos………… pasan los años con tanta rapidez, que te paras un momento y te dices…… ¡¡ tio tienes mas de cincuenta!! ¡¡Joooooo!! ¡¡Cómo pasa el tiempo!! ¿ no?
Mi hijo menor es Licenciado en Informática, desde hace años su dormitorio estaba lleno de “paratos” y “paratos”, nunca les preste atención a tantos “cacharros” que tenia. Mi vida siempre transcurría muy tranquilita con Yo Misma, entre el trabajo, la tele, comer y dormir, de vez en cuando unas saliditas de cachondeo. “Lo justo” ¡siiiiii!, Así de monótona era mi vida, hasta que un día de hace tres años, le dije…. ¿Por que no me enseñas algo de “Ondenadores”? y mi hijo sin pensárselo un momento, me contesto ¡vale, siéntate aquí!.

¡¡ Peroooooo!! ¿¿Qué he hecho ¿? ¡¡Si ese era el primer paso para convertirme en un ventanero!! (ventanero, dícese de aquella persona que esta asomad@ todo el día en la misma ventana que estas tú en este momento)
Entré en el mundo de las “TECNOLOGÍAS DE ÚLTIMA GENERACIÓN”, Yo Mismo, pensaba que ya lo sabía todo, poco a poco fui viendo las fotos, me metía en ”ternete” y leia las prensas nacionales,, las locales, aprendía a preparar mis trabajos, a fotocopiar, imprimir, escanear, bajar videos, archivar fotos, era como una esponja, cada día aprendía algo mas, empecé a conocer, definir y hablar de todos los conceptos de estas “tecnologías” como el feisbu, el yutú, el pendible, el povepoin, la rata, el mesege, el gogle, el güindo, la güecan… me iba haciendo un monstruo de este “parato”. Ahora es imprescindible en mi vida, en mi trabajo, en mi ocio.
Pero claro, para que todo vaya bien, la familia y los amigos cuando hacen un regalito, siempre va relacionado con el tema, ahora la impresora, los altavoces, el puerto múltiple de USB, el rúter, todo de “Nueva Tecnología” ahora soy Yo Mismo el que esta rodeado de “Paratos” y más “Paratos”. ¡¡Venga!! Y ahora una buena máquina de retratar digital “Lo Último” para que te descargues rápidamente las fotos que hagas. Como un desesperado me pongo a leer las instrucciones para enterarme de cómo funciona, ¡que trabajito me esta costando todo esto!... 


 Y ahora, el IPAD que es un ordenador que funciona con el dedito en la pantalla, ¡¡una monada!!, el reloj también digital con luz, cronómetro, calendario, tres alarmas distintas, con distintos horarios depende del país donde te encuentres, ¡perooooo, si yo quiero solo saber la hora actual y ya está! ¡Para que tantos botoncitos! 
Tenia un teléfono móvil como a mi me gusta, con teclas grandes y una pantalla enorme, cuando lo utilizaba en alguna parte, todo el mundo se reía del teléfono móvil mío… Pero ¿con qué estas hablando, con un móvil o con un ladrillo? Era el hazmerreír de mis amigos, rápidamente a mi espaldas una reunión en la familia y un regalito… un teléfono móvil de “Última Generación” pequeñito (ahora me tengo que poner las gafas) con cámara, agenda, “blutú”, calculadora, y no se cuantas cosas mas, se llama Ipod4 ¡pero esto es muy complicado! ¡¡Qué nooooo Abuelo!!, miraaaaa, esto es así, así, así y así, ¿ves que fácil?…… Y le contesto… ¡si hombre, tu tienes 8 años y Yo Mismo 62!.
La verdad no sé que me esta pasando, ya discuto hasta con mi nieto que tiene 8 añitos, con tantas “Tecnologías”.

Estoy haciendo prácticas de escribir mensajes de 30 palabras, resumiéndola en 15 letras nada más, pero a la vez andando por la calle y hablando con un acompañante, todo esto viendo los escaparates de las tiendas. Si tu recibes un mensaje mío de este tipo,,,,¡¡es que lo he conseguido!!.
Cuando conduzco me vuelvo loco con tantos “Avances” que si ABS, airbag, cierre centralizado, ASR, inyección electrónica, limitador de velocidad, elevalunas eléctricos, lámparas Xenon, el manos libres, asiento inteligentes, el GPS,,,,,, ¡¡ohu, ohu, ohu!!.,,,,, y ¿el conductor?,,, ¿hace falta que vaya? ¿o no?…………………Cuando te pones a ver la TELE otro suplicio, con el mando del DVD, el mando de la tele con el TDT que no sabes a que botón le estas dando, a veces me siento como un pistolero con los dos mandos, uno en cada mano disparando a diestro y siniestro.
La cocina es una placa por “Autoinducción” ¡¡¡Quéeeeeeee!!! ¿¿y esto qué eeeeesssss??, ¿¿Ya no hay carbón??.

Todos los “paratos” de “Nuevas Tecnologias” al final tienen algo de bueno, por ejemplo gracias a esta ventana que tengo delante he tenido la oportunidad de hacer grandes amig@s, conocer virtualmente a tod@s ustedes y saber de muchas personas que hacia muchos años no sabía nada y gracias a este invento, podemos estar en contacto. Me ha permitido conocer muchas partes del mundo que no sabía ni que existían, he tenido la oportunidad de tener un diccionario cerca que en dos segundos he podido consultar muchas dudas y sobre todo…
...¡¡Aprender que nunca está de más!!




7 comentarios:

Aquiles dijo...

Muy bien Joaquín. Lo bordas como siempre. estoy pensando que, no sólo se asombra uno con las tecnologías de última generación. ¿Que te hubiera sonado si, en tiempos de la cocina económica te hubieras enterado, por medio de "El Faro de Ceuta" que debido a la escasez, España ha perdido una "A"?. Lo feo que estaría ESPAÑ. Bueno, peor estará si perdemos la otra: ESPÑ. Creo, de todas formas, que de peores hemos salido.

Javi Lopez dijo...

Es un tema muy divertido, pues los que tenemos una edad hemos pasado por todas las etapas de las T.U.G., "Tecnologias de Ultima Generación" y por eso le damos más valor a las cosas.
Te felicito Joaquin y un abrazo.

Merche (tu vecina) dijo...

Bueno, como siempre te queda TÓ clavaito, con esa gracia que le pones, porque valla arte que tienes, eres fabuloso. Un besazo

Luci dijo...

Es verdad Joaquin, la de vueltas que da la vida con las tecnologias, parece que fué ayer cuando escuchabamos la radio-novela Lucecita, toda la familia se reunia ante la radio con el pañuelo en la mano para secarnos las lagrimas.
El relato es muy bueno y a veces se hace corto, gracias por darnos estos ratitos de risa.

YO MISMO dijo...

Gracias a ustedes que me leeis, la verdad que con estas tecnologias, la cantidad de amigos nuevos que se hacen y con los viejos seguimos en contacto casi a diario, realmente es una suerte tener este medio de comunicación, Besos y Abrazos.

Roger de Beaumont dijo...

Amigo Yomismo:

Ya me tienes por estos andurriales. He estado mucho tiempo alejado de mi blog (y de los otros también)pero hace unos días lo he retomado de nuevo. Debo decirte que tu blog es de un valor incalculable para los que nos dedicamos a convertir en literatura nuestros recuerdos infantiles. Supongo que ya tendrás previsto que toda la información de tu blog no se pierda nunca.
Ese Renault 4/4 me ha retrotraido a unos días de mi infancia.Te cuento.
Un primo de mi padre, militar, llegó destinado a Ceuta y se compró uno, hasta de ese color, como no tenía carnet lo conducía mi hermano Paco. ¡¡Tardes gloriosas por los pinares de García Aldave y la ritual ingesta del aromado té en Benzú). Un fuerte abrazo.
Tu padrino Don Antonio Rico fue uno de mis iconos de adolescencia lectora/compulsiva.

Gudea de Lagash dijo...

Si es que eres un encanto!! He disfrutado mucho leyendo las "cosas tuyas".
Un besote repartido con "Yo Misma".

Gudea