lunes, 2 de enero de 2012

¡¡LOS CUENTOS DE MI ABUELA!! La Erre

Era el dia de Año Nuevo, aunque habiamos cenado todos juntos con la Abuelita, era costumbre de ir por la mañana a visitarla y felicitar el Año Nuevo, pero además de eso la Abuela nos prometió que nos contaria un cuento, fuimos tomando sitio alrededor de ella para no perder ningún detalle.


 Empezó contandonos que vivian en San Amaro, en unos refugios que utilizaban los militares durante la  guerra, en ese lugar habian  nacido todos sus hijos,  la Abuela comenzó a mirarnos a todos los nietos de uno en uno y dijo: ¡¡El cuento se titula...

                                  
                                          
                                         ...LA LETRA ERRE

Erase una vez un niño de 5 años que se llamaba Daniel  y vivia en los refugios de San Amaro, tenia un problema que le atormentaba, porque no podia pronunciar la letra "RR", siempre comentaba con su familia y amigos intimos diciendoles:
¡¡Me dá mucha gavia no podég pgonunciág la letga Egge!!
Los padres siempre le decian a Daniel que no se preocupara que con el tiempo se le iria pasando ese defecto, tambien los maestros y familiares viendo la desesperacion y el trauma del chiquillo, le animaban a que no se preocupara tanto, pero esto no le convencia a Daniel.

Eran dias de vispera de Reyes, cuando Dani fué con sus padres a ver a   Los Reyes Magos, que se encontraban en la puerta del Ayuntamiento, entró con malas ganas porque no se le quitaba de la cabeza su defecto con respecto  a la letra erre.
Pero en ese momento fué cuando a Dani se le ocurrió una idea, en vez de escribir una carta se lo diria personalmente a Los Reyes Magos,  se acercó y les dijo fuerte para que les oyera:
¡¡Quegidos Geyes Magos me llamo Daniel y no quiego que me taigas gegalos ni juguetes, me gustagia que el gegalo que me tgaigais sea podég ponunciag la letga "EGGE"!!
 Los Reyes en ese momento no supieron que contestar, haciendo un gran esfuerzo le dijeron al niño...
 ¡¡Ten confianza en ti mismo Daniel!!
Pasaron unos dias pensando en si tendria suerte que le trajeran ese regalo los Reyes Magos, Después de ver la cabalgata de Reyes y solicitarle en voz alta  a cada Rey que pasaba:
¡¡Acuegdate  de lo que te he pedido!!
Esa noche Daniel se marchó a la cama donde  estuvo mucho tiempo despierto y nervioso pero el sueño le fué venciendo hasta que quedó profundamente dormido...
...A media noche tres sombras entraba por la ventana entreabierta del dormitorio de Dani, se pusieron a los pies de la cama y el niño dió un respingo, abrió los ojos y observó a aquellas tres siluetas recortadas,  que  con la claridad de la luna llena que entraba a la habitación se distinguia perfectamente que eran los tres Reyes Magos, pero Daniel observó que no traian bultos ni juguetes, entonces el Rey Melchor, el de las barbas blancas, le dijo al chiquillo:
¡¡Hola Daniel!! ¿¿Como estas??
El niño pensó que como no traian regalos ni juguetes le traerian lo que les pidió en la carta  y le dijo a los Reyes:
¿¿Me habeis tgaido el gegalo que os escgibi en la cagta??
¡¡No, no te hemos tgaido lo que nos pedistes!!
En ese momento Daniel montó en colera y arremetió contra los tres Reyes Magos, maldiciendoles por no hacerle caso en sus peticiones de pronunciar una sola letra la "Erre"...
¿¿y ustedes sois los Geyes Magos?? ¡¡no os quiego vég mientgas viva!! ¡¡cgeia que me ibais a tgaeg la letga egge!! ¡¡fuega de mi dogmitogio!!
Mientras Daniel maldecia a los Reyes Magos estos no se movieron ni hicieron ningún gesto, solo esperaba que Daniel se calmara un poco,  el chiquillo empezó a llorar sin consuelo, tendido en la cama y con la cabeza tapada por la almohada, cuando pasó un rato Dani se quitó la almohada para ver si se habian ido ya los Reyes, pero seguian alli de pie, cuando Melchor le dijo:
¡¡Daniel tú no tienes ningún defecto, a ti te pasa lo mismo que a mi!!
En ese momento intrigado por lo que queria decir el Rey Melchor, Dani abrió los ojos se sentó en la cama y se puso dispuesto a escuchar lo que le queria decir aquél Rey:
¡¡Miga Daniel a nosotgos nos ocugge lo mismo que a ti!!
¿¿Baltasag cuentale  a Dani lo de los peggos??
y el Rey Baltasar dijo: 
¡¡los peggos de San Goque no tienen gabos!!
En ese momento Daniel sonrió al escuchar a Baltasar hablar, El Rey Gaspar, le dijo al niño:
¡¡Daniel nosotgos cgeemos que tú no tienes ningún defecto, eges un niño obediente, estudioso y cagiñoso con todos los que te godean!! ¡¡el echo de que no pgonuncie la letga Egge, te hace seg más impogtante, las gentes no se gien de ti, sino que se gien contigo pogque eges simpatico!!.
A continuación habló el Gey Baltasag:
¡¡Miga Daniel!!  ¿¿sabes cuantos millones de pegsona no pgonuncia la egge en el mundo??
Los chinos, los fganceses, los gumanos, los japoneses, los cogeanos, en Pegú, en Chile y tambien muchas pegsonas impogtantes como pegiodistas, politicos, militages y muchisimos millones de pegsonas de toda la tiegga.
El Rey Melchor que estaba atento escuchando a sus compañeros decidió intevenir para   explicarle a Daniel, que no se preocupara tanto  de no pronunciar la erre.
!!Ves Dani como tú no eges el unico de la tiegga que no puedes pgonunciag la letga egge¡¡ ¡¡Ahoga te duegmes y pog la mañana ves al salón que te vamos a dejag un gegalo!!
Daniel más tganquilo se quedó dogmido, pog la mañana cuando despegtó, se fué coggiendo al salón a veg que le habian dejado los Geyes Magos, que sogpesa le habian dejado un Fuegte de madega con indios y amegicanos, un tgaje de indio con los agcos y las flechas y un goggo con plumas, lo que más le llamó la atención fué un cachoggo de peggo lobo que Daniel cogió en brazos y empezó a acariaciarlo, comenzó  a disfgutag de sus gegalos de Geyes y nunca más se enfadó pog que no podia pgonunciag la letga egge...
...y cologin cologado este cuento se ha acabado.


Cuando terminó la Abuela de contarnos su cuento, todos los primos nos mirabamos unos a otros hablandonos a ver si habia algunos de nosotros que no pronunciaba correctamente la erre, le preguntabamos a la Abuelita si Daniel no pudo pronunciar nunca esa letra, y nos contestó: ¡¡ No, después de unos meses Daniel empezó a pronunciar la erre correctamente!!
esto nos dejó a todos más tranquilo.
Salimos corriendo para escribir la carta a los Reyes Magos, porque faltaban pocos dias para que llegaran.

Todavia Yo Mismo me hago la misma pregunta, que cuando era pequeñito... 
... ¿¿Que me traerán los Reyes Magos??

2 comentarios:

gregorio dijo...

Muy bueno este cuento de tu Abuelita, y muy bien contado por parte tuya, como siempre en tu linea, lo mismo nos hace de reir que al momento nos hace llorar.
Seguro que los Reyes Magos te traeran buenos regalos en forma de Salud, Paz y Amor.

Gudea de Lagash dijo...

¡Que casualidad! Acabo de hablar con una niña de siete años que tambien tiene ese"NO problema".Es un encanto de cría.
Un abrazo repartido con la encantadora "Yo Misma"

Gudea