jueves, 22 de julio de 2010

HISTORIA DE LA VISITA

Todos y todas hemos hecho visitas alguna vez, a un familiar, a los amigos, al vecino. ¡¡ qué divertido!! ¿¿verdad, que lo pasamos muy bien cuando vamos de visita??

¡¡Peroooooo ¡! ¡¡no es lo mismo hacer una visita, a que te hagan la visita a ti!! ¡¡eso, “jode” mucho!!

Si empezamos a hablar de visitas las tendriamos que enumerar y analizarlas cada una de ellas.

Desde que Yo Mismo, era un bebé, observaba las visitas como me miraban, ¡¡mira, que mono!! ¡¡cuchi,cuchi!! ¡¡currucucu!! ¡¡pito, pito, gorgorito!! Es cuando te das cuenta que estas rodeado de “gilipollas integrales”
Mi Papá y mi Mamá, dedicaban la tarde del domingo a visitar a alguien, ¡claro no habia tele ni radio! Pues ya sabes, andando Hasta San Amaro, al Serrallo o a la Puntilla, parecia que elegian los familiares mas lejanos.
Con veintitantos años te echas novia y las visitas era a casa de los amigos que se casaban, mas tarde a los niños que iban naciendo, con treintaitantos las visitas de comuniones, separaciones, de pesames, hospitales.
Las visitas cada dia son distintas, porque por ejemplo, no es lo mismo, que haya un acontecimiento extraordinario, donde se espera alguna visita ¡¡esta tarde nos va a visitar…… ya el cuerpo se esta preparando, te estas haciendo a la idea…..Sabes que vas a pasar una tarde mu…mu ..larga.

Yo Misma me dice…..prepara algún “piscolabis” (¿Qué palabra mas rara, nooo?) y prepara algo tambien para los niños.
¿¿Qué has dicho que vienen con los niños??
¡¡ohúuuuu!!
¡¡Empiezas a recoger cosas que siempre estan por medio de las habitaciones!! Cierras las puertas para que los niños no correteen, aunque sé que es igual, porque al final te lo revuelven todo.
¡¡Que bonito!! cuando hacen el comentario final de…. ¡¡bueno, nos vamos a ir!!
¿¿ yaaaaaaa?? ¡¡ esperaros un poco mas ¡! ¡no os vayais todavía! Yo Mismo le echo una mirada a Yo Misma (no ve que se quieren ir hija, no los molestes mas que tienen prisa) Eso es lo que se suele decir por cortesia y compromiso…..
¡siiii!........... ¡es que hay que acostar a los niños! Y ya es muy tarde.
¡¡ Por lo menos, has quedado bien!!

¡¡Bueno, estas visitas las esperas y no te cogen de sorpresa!!


¡¡perooooo…. Y las que aparecen de repente!! ¡¡Qué bien lo hacen, no te dan tiempo ni a reaccionar!! Estamos arreglado para salir y suena el timbre, abrimos yyyyyy ¡¡Halaaaaaa!! Es mi amigo Juan….. ¿os acordais de él? ¡¡siiiii, el pesaoooo!! Y viene con la parienta, los dos niños y la Abuelita…………..
………¿¿Ibais a salir??..........¡¡siiiiiii!!
¡¡perooooo, entrar no os quedeis en la puerta!! Sin darte a tiempo a nada ya se han sentado en el sitio del sofá que es el tuyo.
Para estar mas dentro de la conversación te sientas en una silla, que solo la utilizas en las cenas de Navidad y que estas tieso como un garrote, parece como si el que estuviera de visita fuera Yo Mismo.
¡¡Halaaaaaa!! la pareja son fumadores y sin preguntar nada, encienden un cigarro, ¿¿teneis un cenicero??.
Entablamos conversaciones sin interés, por ejemplo de futbol, ¡¡con la poca gracia que me hace ¡!, porque al final terminamos discutiendo, o de la crisis, ¡¡como si nosotros fueramos a solucionar los problemas!!, o de los toros, si a mi lo que me gusta de los toros es el rabo y los huev……..o sea, ¡¡las criadillas!!.
La salida nuestra se fastidió y además no podiamos ofrecerle nada porque la nevera estaba llena……… de aire.
Cuando llevaban mas de una hora fumando, tuvieron un detalle estupendo ¿¿os molesta el humo??.
Ahora que le vas a decir ¡¡que no fumen!!


Pero todavía hay otra visita mas inoportuna, cuando es la hora de comer y Yo Misma está llenando los platos de lentejas calentitas y sacando las acedias de la freidora y la mesa ya preparada y Yo Mismo sentadito con mi plato de lentejas delante echando ese humillo y aroma tan rico y frotandome las manos de gusto, cuando de repente……..suena el timbre,……¿¿Quién será??
¡¡Abre tú!! ¡¡no no, abre tú!! Nos entraba temblores en las piernas de pensar quien podria ser. ¡¡Exacto!! lo que nos temiamos, una vecina, que como no come hasta las cuatro de la tarde y no tiene nada que hacer, pues se acuerda de ir a preguntar algo sin importancia, ni interes (ni para ella, ni para nadie), es la excusa perfecta para contarnos los ultimos acontecimientos del barrio, directamente se va para la cocina donde nos disponiamos a comer….. ¿¿que ibais a comer?? ……. (esa es la pregunta mas coherente, de su conversación) (lo demás no te lo cuento para no darte el disgusto)
¡¡Y cuando viene por la noche!!
A la hora que estoy cenando y viendo algo de interes en la tele, empieza a conversar con Yo Misma, a gritos limpios y con disimulo aumento un poco el volumen, ¡¡pero es igual ella aumenta la voz y solucionado!!

¡¡Claro!! Estamos hablando de las visitas de un rato, o de tres o cuatro horas, pero que al fin y al cabo se van a sus casas.

¡¡Pero que me dices, de las que vienen a tu casa a comer, cenar, dormir…….¡¡Que alegria que hayais venido……..¿¿Cuándo os vais??..............¡¡donde comen dos, comen tres!!.......... ¡¡Mentira!! ¡¡con dos, te comes una “molleta”, con tres dos barras!! ¡¡un cuarto de garbanzos para dos, casi un kilo para tres!! ¡¡el papel higienico, para dos un rollo diario, para tres cuatro rollos diarios!!
¡¡Cómo va a ser lo mismo la lavadora para dos que para tres!! Yyyyy ¿Cuántas cervezas? yyyyy ¡la ducha, el jabon¡

No descansas bien, no ves tu programa favorito de la tele, cambia tu ritmo de vida, duermes menos, siempre coincide con la epoca que mas trabajo tienes, no tienen consideración a la hora de la siesta la conversación es a gritos limpio, por mucho que Yo Misma sisee para bajar la voz, no hay manera.
Por lo general, abrimos las puertas y ofrecemos lo poco que tenemos, pero nuestros visitantes van al mercado o al super y compran algunos “mandaillos” para compartir gastos, aunque no sea necesario pero hay interés en estar todos a gusto.



Hablando con un amigo me comentaba que en su casa convive su suegra, que se llevan bien y no tienen ningun tipo de problemas. Pero su cuñado que vive en Cataluña viene todos los años, el matrimonio los tres niños y la otra Abuelita.
Con la excusa de venir a ver a su Madre, se meten todos en casa de mi amigo, no traen ni unos caramelos de regalos para sus hijos, se hacen dueño de toda la casa, duermen, comen, cenan, no ayudan ni en compras ni en limpieza de la casa, ni siquiera en recoger la mesa.
Menos mal, que se pagan el viaje y que nada mas estan quince dias, todo el dinero se lo gastan en productos de la tierra y regalos para los familiares de allí, además de muchos juguetes para sus hijos.
Por supuesto mi amigo está indignado, pero sabe que como proteste el que va a la calle es él.

¡¡No!! No es mi caso, mis gentes que me visitan se comportan como cuando vamos a sus casas, ¡¡¡de maravillas!!

Hay muchas clases de visitas unas mas molestas que otras….

La visita al medico.
La visita al museo.
La visita al hospital.
La visita al zoologico.
La visita de los extraterrestres.
La visita de la suegra.


Ya no se llevan tanto las visitas como antes, nos vemos en la calle, nos sentamos a tomar café y charlamos de nuestras cosas, no te molesto cuando voy a tu casa y tú no me molesta cuando vienes a la mia, además nos llevamos mejor…..


¡¡¡Cualquier dia, Yo Mismo voy a hacerte una visita a tu casa!!!.



P.D. Este relato estaba escrito antes de mi operación y no he querido cambiar nada.
A veces las visitas son tan necesarias como el respirar, gracias a familias, amigos, vecinos y conocidos que me han visitado.

7 comentarios:

gudea de lagash dijo...

No creas que por colgar esto, te vas a librar de ese platito de queso que le debes al "ratón de Aena" ¡ja, ja, ja! Cualquier dia, en cualquier esqina de cualquier calle de esta nuestra Ceuta, nos encontraremos y ¡entonces te vas a enterar! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Marchando una de queso para "el ratón"!!!!!!!!!
Abrazotes.
Gudea de Lagash

biznaga56 dijo...

Mu bueno el comentario y muy acertado jajaja es la pura realidad.
Aunque es verdad que cuando estamos enfermos y los amigos y famis.....vienen a visitarnos sabemos agradecerlos pero aùn asi hay momentos en los que quieres estar solito sin que te moleste nadie y con la ventana a media luz,tranquilito y metido en tù mundo.
Pero si no vinieran esos amigos y esa fami.....tambièn nos sentaria mal y los echariamos de menos y esto es una pescadilla que se muerde la cola....jajaja y desde que el mundo es mundo existen todas esas visitas que dice Yo mismo y que tan bien y con tanta gracia ha relatado y es que es la pura verdad.
Me he reido mucho con tu relato porque lo has descrito mu bien.
besos y sigue cuidantote.

Catalina dijo...

!Ay! que gracia tienes!la verdad es que disfruto leyendo tus escritos y me hacen reir mucho!
La descrepción del platito de lentejas y las acédias calentitas
me han echo la boca agua!!!!todavia no me he tomado el café del desayuno y no me hubiera importádo desayunar con semejante menú casero!!!!!.
Bueno Joaquin, espero pronto el siguiente articulo.Un besote.Nina

Yo Mismo dijo...

Yo Misma parece que esta un poquito celosa, ¿¿Nada mas que te escriben estas "NIÑATAS"?? ¡¡que no mujer que son mis mejores "Leedoras"!! ¡¡Aaaahhhh!!¡¡Si es asi vale!!

Besos de Yo Mismo y de Yo Misma.

caberna dijo...

¡¡A ver si es verdad que venís los dos a hacernos una visita!!
Ya sabes que estáis invitados, pero avisa para que recoja las cosas y podais corretear por el pasillo...
Un abrazo para los dos de nosotros dos.

gudea de lagash dijo...

¡Ja, ja, ja! Que cosas tiene Yo Misma ¡ja, ja, ja! con lo de "niñata" me ha hecho regresar a mi ya lejaaaaaaanaaaa adolescencia ¡gracias Yo Misma! pero una ya es abuela desde hace trece años ¡ja, ja, ja! Hay algo cierto, y ese algo es: que soy una de sus "leedoras " incondicionales.
Un besote para ti Yo Misma, y espero que algún dia nos encontremos en algún lugar de alguna calle de esta Ciudad.

Gudea de Lagash

José Luis dijo...

Hola
La madre de mi ex-suegra, una octogenaria llena de esa mala idea que te dan los años y de costumbres más propias de la España de los años cuarenta, solía poner detrás de la puerta de la cocina el cepillo de barrer boca arriba. Decía que así se iban las visitas inesperadas.
Haces fácilmente reir a quien lee tus textos.
Un abrazo.