domingo, 4 de diciembre de 2011

¡¡ LOS CUENTOS DE MI ABUELA!! (2)

La abuela nos dejó la semana pasada con mal sabor de boca, pero la habiamos juzgado mal, era verdad que estaba malita y estuvo unos dias con fiebre.
Fuimos a misa a la iglesia de San José, como siempre cuando terminamos nos lanzamos corriendo a la tienda de mi tio Joaquin, empezamos a ronronear mi primo Juan Carlos y yo haber si caia "algo" (la propinilla de todos los domingos) ¿¿necesita algo tito?? ¿¿quiere que te vayamos a algún mandado?? ¡¡ahora mismo no pero ir a tita Isabel si necesita algo!!, allí estaba tita Isabel y la prima Afri, preparando las tapas para el bar, ¡¡todo estaba estudiado!!, tita Isabel abrió el monedero y sacó un billete de 25 pesetas, ¡¡Tomad para que vayais esta tarde al cine!!, ¡¡jajajaja qué listos eramos!!, seguimos con la ronda de todos los domingos, ahora a casa de la Abuelita, cuando llegamos vimos que todos los primos habian tomado sus sitios y además habia aumentado el público, porque las titas y mi Madre tambien se habian apuntado a los cuentos de   la Abuela, iba a empezar su "Cuento" que nó terminó la semana pasada.
¿¿Os acordais donde lo dejamos el domingo?? dijo la Abuela, todos contestamos al unísono ¡¡Siiiii,  te quedaste en el preso Santiago!! la Abuela se quedó unos segundos pensativa y todos nosotros esperando con la boca abierta, esperando que empezara...

Pués si, Santiago era un preso  de 29 años que el destino quiso que se viera implicado en un asesinato que no cometió pero la injusticia de la Justicia lo condenó a muchos años de prisión, como estaba desesperado por su mala suerte se ofreció voluntario para ir a buscar a la niña,  en su desesperación lo mismo le daba morir lentamente en la prision, que acuchillados por los bandidos bereberes,  total nadie le iba a echar de menos puesto que no tenia familia en ninguna parte.
Le dieron un macuto que contenia cantimploras con agua y algo de comida, lo acompañaron hasta el Puente del Cristo se paró un momento agachó la cabeza y musitó algo entre los labios,   se marchó solo,  le dieron un mapa para que se pudiera orientar, sabia que los bandidos bereberes, andaban por la costa norte, en la cuevas de la montaña que parecia una Mujer Muerta, Santiago optó por subir a una loma que habia frente a Ceuta, para desde alli divisar por los lugares que debia de ir, habia varias cabilas de granjeros y agricultores musulmanes que vendian los productos a las gentes de Ceuta, fué preguntando a algunos de estos si sabian algo, le dijeron que no pero lo enviaron a otra cabila y preguntara por Hadduch, una musulmana que lo sabia todo, sin perder tiempo el preso Santiago se dirigió a  una zona llenas de corrales con animales y huertas con muchas frutas y verduras, le llevaron a conocer a Hadduch, era una mujer de unos treinta años viuda y sin hijos, con el pelo negro largo y suelto,  los ojos negros y muy guapa, era muy valerosa y lista tenia caracter de mando, era la jefa de todas las huertas de los alrededores, era la que ponia los precios de los productos que le vendian a las gentes de la Ciudad, en las Puertas del Campo no se vendia ni se compraba nada sin su conocimiento, era muy valiente lo mismo premiaba que castigaba a quien no cumplia con sus ordenes, todos los vecinos la respetaban, porque hablaba algo el español y se entendia muy bien con las gentes de la Ciudad, y eso le interesaba a todos los vendedores.
Cuando Santiago le comentó los motivos por los que estaba alli, tambien le explicó porque estaba preso y las posibilidades de quedar libre si encontraba a la niña, Santiago fué directo al grano y eso le gustó a Hadduch porque vió a un hombre desesperado, inocente y a la vez valiente por ser el unico que se presento voluntario.
 A Hadduch  que le gustaba más que la llamaran Hadú, comentó que habia escuchado que los bereberes tenian en sus  cuevas a una niña rubia, pero le dijo a Santiago que no deberia de ir porque perderia la vida en el momento que fuera capturado, ¡¡no te preocupes yo te voy a ayudar!!.
Hadú marchó hacia las cuevas con dos valientes ayudantes,   que conocian el terreno porque en varias  ocasiónes habia tratado con los bandidos la venta de mercancias y conocia al jefe, después de un dia de viaje se acercaron a las cuevas  y cuando estaba ante el jefe, Hadú que era muy valiente, le preguntó por la niña, la trajeron para que la vieran, Loli tenia mala cara y estaba asustada, Hadú le pasó la mano por la cabeza para tranquilizarla, le preguntó al jefe cuanto queria por la niña, empezaron a discutir un tira y afloja, todo se referia a cabezas de ganado productos de la huerta, gallinas, huevos, trigo etc. Hadú sabia que estaban los tres en peligro en aquel lugar, asi que aceptó una cantidad importante de productos para poder liberar a Loli, quedaron de acuerdo en un lugar concreto para llevarle un carro con todos los productos que habian solicitado y entregarle a la niña.
Al llegar Hadú a su cabila, reunió a todos los granjeros de los alrededores y les dijo que cada uno tenia que aportar algo, a regañadientes tuvieron que ir aceptando lo que Hadú le pedia.  Santiago no se podia creer lo que estaba viendo y el esfuerzo que estaban todos haciendo para liberar a la niña del comandante, Después de una semana al fin Loli estaba libre, cuando Hadú la llevó a donde estaba el preso, la  niña se abalanzó a los brazos de Santiago fuertemente y no queria soltarse de sus brazos, el motivo era que fué a la primera persona que hablaba correctamente su idioma y era uno de los suyos, Hadú sonreia de ver la alegria de la niña abrazada al preso del Hacho y las lágrimas que asomaban en los ojos de Santiago.
Al dia siguiente muy temprano marcharon hacia Ceuta, Santiago se despidió de Hadú dandole dos besos y le comentó: ¡¡no te olvidaré, si quedo libre me vengo a este lugar a ayudarte!! la mujer emocionada le dijo: ¡¡aqui estaré esperando!!.
Santiago marchó con Loli en brazos, por que no queria soltarlo,  bajando por la loma hasta el Puente del Cristo, al llegar soltó a Loli y se arrodilló delante del Cristo y sólo dijo ¡¡Gracias Señor!!, La guardia del puente les acompañó al Presidio del Hacho, se habia corrido la noticia por toda la Ciudad y empezaron a tocar todas las campanas de las iglesias, conforme iban avanzando se acercaban las gentes a saludar a la niña que seguia en brazos y vitoreando al preso Santiago.
Cuando llegaron al Hacho, Santiago dejó a la niña en el suelo y salió corriendo a abrazar a su madre y a su padre, mientras que los carceleros y los presos aplaudian al muchacho, felicitandolo por su valentia.
El Comandante se acercó a Santiago y le dió un fuerte abrazo, pero el muchacho queria hablar con el Comandante en privado, este accedió y lo llevó a su despacho, Santiago le contó  como habia sido el rescate de Loli, que los méritos se lo merecia una mujer que vivia en las cabilas que habian frente a Ceuta, que se llamaba Hadduch, pero que la conocian como Hadú, pero el Comandante le dijo ¡¡yo te prometí que si traias a mi hija, quedarias en libertad!! le entregó un documento donde asi lo demostraba, ¡¡desde este momento quedas en libertad para irte!! ¡¡cuando venga el barco tendrás todo pagado hasta llegar a Madrid!!  el muchacho le dijo que no tenia donde ir y que le gustaria quedarse en la cabila de Hadú para  ayudarle en su granja, el Comandante le dijo que le gustaria conocer a esa mujer.
Santiago fué a buscar a Hadú, a las cabilas de la loma y le dijo que el comandante queria conocerla y darle las gracias, se vistió con sus mejores galas y estaba bellisima, partieron hacia la Ciudad donde esperaba el Comandante que al verla pegó un taconazo, se cuadró y saludó marcialmente a la guapa Hadú, a continuación Loli y su Madre la saludaron dandole dos besos y agradeciendole todo lo que habia hecho para rescatar a la niña.
El Comandante le dijo que cuales habian sido los gastos del rescate, pero Hadú enfadada negó cualquier tipo de ayuda ¡¡lo he hecho con mucho gusto!!, entonces el militar comentó:
 ¡¡ A partir de este momento a la loma donde vives la llamaremos Hadú!!.
Santiago se marchó como prometió a aquel lugar para echar una mano y mejorar la producción agricola y granjera de la zona, ya que tenia suficientes conocimientos, puesto que habia trabajado  en labores agricolas en su Galicia natal.
Al final Santiago y Hadú se casaron  por los dos ritos religiosos, vivieron felices  en aquel paraiso llamado "HADÚ".  Y.......¡¡Colorín colorado este cuento se ha acabado!!


Cuando la Abuela terminó el cuento, fuimos todos a "espanchurrarla" porque era lo que más le gustaba, que nos subieramos en la cama y sentir el contacto de toda la familia alrededor de ella,  empezamos un bombardeo  de preguntas, la niña era una prima de su madre y ya sabemos    porqué ese barrio tan grande donde vive  la Abuelita  se llama Hadù.

¡¡Hasta el Domingo que viene!!




6 comentarios:

gregorio dijo...

Es un bonito cuento, sobre todo cuando es la Abuelita la encargada de relatarlo.
continua que lo estas haciendo muy bien, un saludo.

maria jesus dijo...

Lo copio para contárselo a mis nietos. No conocía la leyenda.

Me acabo de enterar de que se ha muerto el "señor de las garrapiñadas" ¡Cuanto lo siento! Forma parte de nuestros buenos recuerdos de infancia y juventud. Como se que es tu vecino, por favor transmite mi pésame a su familia y diles que rezaré por su alma, aunque posiblemente no le haga falta, se que era muy buena persona.

Un saludo paisano

maria joaquina dijo...

cuando me toque ser abuela lo contare,porque lo he copiado es unapreciosidad,muchas gracias

aidafm dijo...

Buenooooooo, imaginate que me ha encantado, se lo daré a mi Sonsoles,para que se lo cuente a sus alumnos. Abrazosssss

YO MISMO dijo...

Es un placer que mis "leedoras" copien los cuentos de mi Abuelita, para hacer lo mismo, reunir a los niños alrededor y contar estas historias tan bellas.
Maria Jesús, es verdad que Manolo ha sido parte de nuestra historia de niñez y juventud, sobre todo para mi que me ha visto de nacer, no te preocupes que tu mensaje le llegará a sus hijos, porque tambien leen estas historias de Yo Mismo.
Besos y Abrazos para tod@s.

Javi Lopez dijo...

Es la primera vez que leo algo relacionado con el nombre de Hadú, nunca se me habia ocurrido de porqué le llamaban con ese nombre a la barriada, ¡¡no te acostarás sin saber algo más!!, gracias por estas historias.
Un abrazo