jueves, 20 de noviembre de 2014

Mi primer viaje

Casi nunca salia del barrio, lo más lejano era la puerta del Hospital Militar, al Morro iba siempre acompañado de alguno de mis hermanos mayores o mis Padres, a Hadú solo para ver a mi abuelita Lola una vez cada quince dias más o menos, del Centro de la Ciudad ni lo conocia, sólo me llevaban  una vez al año por el Corpus.
Tenia unos cinco añitos, bajar a Ceuta era un extraordinario para mi, los niños mayores contaban que habian muchos jardines y estatuas, tambien edificios muy grandes y camionetas por las calles, una vez unos de los niños iba con sus padres y podian pasear  de  noche por las calles porque habian  muchas farolas  que los iluminaba a todos y no tuvieron miedo, tambien cogieron un taxi para llegar a su casa, Yo Mismo con los ojos abiertos como plato escuchaba a otro niño que habia ido con sus padres a un parque muy grande con arboles gigantes, ¿¿como los del Hospital Militar?? pregunté, y el niño abriendo los brazos me dijo... ¡¡Noooo, muuuucho más grande!! y además habian monos metidos en jaulas, y un charco de agua con dos niños haciendo pipí, y muchas ranas alrededor de color verde, y pescaditos de color naranja, otra vez pregunté al niño ¿¿como los pescaitos de la playa??, ¡¡Que vá, muuuuchos más bonitos de colorines rojo, naranja, blanco!!.
¡¡Qué envidia !!, empecé a soñar como seria un viaje a la Ciudad, en mi imaginación era como un cuento encantado, como el Pais de las Maravillas. Al llegar a casa le decía a mi Madre, ¿¿Mamá cuando vamos a viajar a la Ciudad?? y  ella me contestaba,¡¡ para Semana Santa vamos a ir una tarde!!, ¿¿si estamos en Noviembre??, mi Madre siempre hacia lo mismo, primero me quitaba las ganas, pero después por "bajini" le decia a mi Padre, ¡¡A ver cuando te llevas a Joaquinito un dia al Ayuntamiento, para que se le quite el deseo de bajar al Centro!!. Mi Padre tenia que ir todos los dias al Ayuntamiento para dar las novedades y hacer los informes de las deficiencias de la barriada y todas las instancias y registros  que le pedian los vecinos.
Yo Mismo estaba distraido leyendo un tebeo del Jabato, cuando escucho a mi Padre, ¡¡Joaquinito!! ¿¿Qué Papá??,  ¡¡mañana  te vás a venir conmigo!! ¡¡ dile a mamá que te bañe, que nos vamos a las siete de la mañana!!, ¡¡corre Mamá bañame que me voy con Papá mañana, mientras mi Madre me bañaba, no paraba de moverme y de hablar sin ton ni son, ¡¡Callate que me estás volviendo loca!! gritaba mi madre, riendose porqué sabia que estaba nerviosito y loco de contento. Creo que no dormí, me pasé toda la noche mirando la ventana a ver si asomaba un rayito de luz, sólo pensaba y soñaba lo que seria el dia, la de cosas que iba a conocer y después contarsela a los niños del barrio, además que tampoco iba a ir a la escuela.
¡¡Despierta que tu padre se está poniendo el uniforme!!, al parecer me habia quedado dormido, ya entraba los primeros rayos de sol a través de la ventana, me levanté como un resorte, empecé a vestirme con la ayuda de mi madre, era la ropa de los domingos, me dió un poquito de leche fresca calentita, como hacia frio mi Madre me puso el abrigo nuevo y me dispuse a esperar a mi Padre mientras se ajustaba el correaje negro limpio y brillante  sobre su uniforme gris con dos hombreras con el escudo de Ceuta, sobre el pecho lucia un escudo plateado y reluciente del cuerpo municipal, se ajustaba al cinturon una funda de cuero con una pistola,  era la primera vez que veia esa pistola tan grande cuando la ajustaba a la funda y la cerraba.
Me despedi de mi madre y siempre al lado de mi padre empezamos a caminar por la cuesta del Hospital Militar hacia el Morro, mientras que él me ponia su mano sobre mi hombro como señal de proteccion, iba saludando a todos los vecinos y conocidos, Yo Mismo iba henchido de orgullo y satisfacción al lado de mi padre  el Guardiajurao. Llegamos al cruce del Morro y esperamos que viniera una Camioneta, a los pocos minutos aparecia una de Hadú, habia un grupo de gentes esperando para entrar por la puerta trasera donde habia un hombre que cobraba y entregaba un billetito pequeño, pero observo que mi padre se adelanta unos pasos, parecia como si quisiera que las gentes se le colara, pero mi sorpresa fué cuando se abrió la puerta delantera por donde salieron dos personas y me dijo,

 ¡¡sube!!, saludó al conductor y  el a su vez dijo ¡¡ Hola Luis!! me puso al lado del chofer, este me pregunto ¿¿como te llamas?? ¡¡Joaquin!! le contesté, ¡¡hombre como tu tio Joaquin!!, era la primera vez que me subia a una camioneta y tan cerca del volante, iba "encandilao", observando al hombre como manejaba las palancas y el volante y con los pies movia unos "hierros", casi sin darme cuenta llegamos a través de un puente que estaba por encima del agua, parecia como si se cayera la camioneta al agua, habia unas mujeres poniendo flores a un cristo en mitad del puente, mi padre que me veia que estaba entusiasmado mirandolo todo, me dijo ¡¡Este el Puente del Cristo!!. La camioneta entró en una plaza muy grande con muchas palmeras, sonó una campanilla al lado del conductor, habia tirado el hombre de atrás de una cuerda  para que sonara la campanilla, mi padre me dijo ¡¡vamos a bajar aqui!!,  ¡¡Adios Pepe!!, ¡¡Adios Luis!! ¡¡Adios Joaquin!!. al bajar de la camioneta, mi padre hizo un rodeo con su mano y me dijo, ¡¡todo esto es la Plaza de Africa!!, y aquél edificio tan grande y que tiene un reloj grande arriba, es el Ayuntamiento.
Entramos por una puerta lateral, junto a un bar que ponia "El Sin Nombre", era una puerta de hierro  donde habia escrito...  Policia Municipal, bajamos por una rampa muy inclinada, cuando llegamos  habia una mesa grande con un guardia sentado, tambien habia una oficina que se leia en un letrero "Jefe", mi padre me dijo ¡¡espera aqui y no te muevas!!, entró y escuché ¡¡ A la orden mi sargento, sin novedad en la barriada!! el hombre con uniforme que estaba en la oficina le dijo algo a mi padre y salió, me cogió de la mano y entramos por un pasillo muy oscuro donde habia una habitación que ponia zapateria y un hombre sentado en una silla estaba arreglando los zapatos de los guardias y tambien una barberia, al fondo habia una cafeteria donde habia reunido muchos guardias, algunos de ellos vecinos de la barriada, como Segura, Manolo, Pacheco, Curriqui, etc.
Para subir al segundo piso del Ayuntamiento, empecé a subir por las escaleras, cuando mi padre me dijo, ¡¡ven por aqui, que vamos a subir en el ascensor!!, me llevó a un lugar donde habia una caja muy grande, abrió una puerta de hierro y a continuación dos puertecitas de madera, me hizo de entrar, cerró las puertas y le dió a un botón, la caja empezó a subir, me entraba unas cosquillas en la tripa de la emoción, era la primera vez que me subia en un ascensor, mi padre nada más que sabia mirarme la cara de asombro que tenia y sonreia satisfecho, ¿¿te gusta el ascensor?? ¡¡síiii papá, que rapido subimos!!.

Llegamos a un pasillo con muchas oficinas entramos en una donde habia cinco o seis aparatos que tenian botones con letras y números, ¿¿Papá que es esto?? son máquinas de escribir modernas, ví como metia un papel blanco por una rueda larga y negra, empezó  a darle a los botones y aparecian palabras escritas en el papel blanco, que orgulloso estaba de mi padre, que bien manejaba el aparato ese, con dos dedos le iba dando a los botones, ¿¿Qué escribes papá??, los informes de todos los dias. Puso un papel nuevo y me dijo, ¡¡ven sientate aqui!! , ¿¿ves las letras??, pues pulsa las letras para poner tu nombre, estaba nerviosito era la primera vez que me sentaba delante de una maquina como esa, empecé a darle a "J" ¡¡pero más fuerte!! me decia mi padre, ahora la "O", la "A", era como un milagro, no me lo podia ni imaginar que estuviera escribiendo mi nombre en ese aparato, mi nombre completo, el domicilio, etc., mi padre se fué a otra maquina para terminar su trabajo y me dejó solo para que lo terminara tranquilo.
Me llevé el papel para enseñarselo a mi Madre y a los niños de la calle, ahora podia presumir con los niños de haber estado en el Ayuntamiento, escribiendo con una de las mejores maquina de escribir,  tambien le tenia que explicar el "Viaje" que hice con mi padre en la camioneta, de como iba al lado del conductor y como subí en un ascensor.
¡¡Yo Mismo les tengo que contar tantas cosas a los niños!!...

viernes, 14 de noviembre de 2014

Historia de La Bolsa

En los ultimos tiempos nos están bombardeando con el tema de la economia Mundial,   que si  la Prima de Riesgo, que si los intereses bursatiles, que si el Ibex 35, que si el Wall Street, que si la bolsa sube, que si la bolsa baja, ¡¡pero no!!  no me voy a referir a ese tipo de bolsa... ¡¡lees la siguiente historia y te enteraras!!

¡¡Hola!! vengo de una familia muy numerosa, mis abuelos nacieron en el año 1.970, tenemos infinidad de formas, colores, tamaños, con dibujos o sin dibujos, somos de todas las nacionalidades, procedemos del petróleo, somos muchos millones repartidas por todo el mundo, seguro que habrá muchas hermanas mías metidas en tus armarios o en cualquier lugar de tu casa, somos imprescindible para el traslado de cualquier objeto, cada persona utiliza a más de 400 hermanas mías en todo el año, nos reutilizan en distintas ocasiones y nos reciclan para que nazcan más hermanas, a pesar de que somos jóvenes con 40 años de existencia estamos llamadas a desaparecer…
¿Qué no sabes quienes somos? ¡¡Pues nosotras somos ”LAS BOLSAS DE PLASTICO”!!
Nací en una fábrica de materiales plásticos y nos hicieron pasar por muchas máquinas hasta que nos fueron dando formas y colores; éramos muchísimas hermanas, íbamos a la bulla de un lado para otro nos iban metiendo en cajas, yo les preguntaba a mis hermanas a grito limpio…
- ¿Vosotras quiénes sois?
- ¡¡Nosotras somos bolsas de basura!! ¿No ves el cordón que tenemos? ¡¡Es para que nos sujeten!! ¡¡Somos de muchos colores: amarillo, azul, verde…, la mayoría somos de color negro!!

Les pregunté a otras que ya estaban en sus cajas: -¿Y vosotras? – ¡¡A nosotras nos han hecho en forma de camiseta y nos llevan a una imprenta porque nos van a poner el nombre de un almacén!!
En otra caja grande habían miles de bolsitas de color transparente con distintos tamaños, y me decían que eran para los comercios que venden chuches. ¡Qué suerte han tenido, que dulces van a vivir!
A las que salían mas gruesas les daban forma de sacos para llevar arena o escombros o para transportar patatas y otros productos, hay otras que son de más categoría y les ponen unas asas de plásticos para las boutiques de ropas, otras muy grandes, sirven para transportar trajes y también sirve de guardarropas, (o sea, casi toda la vida sin hacer nada) ¡¡qué aburrimiento!!
Las que tenían forma de camiseta y de color verde eran las pobres, iban a los mercados para transportar pescado, las azules para la pollería y las carnicerías, otras más estrechitas eran para el pan. Realmente nuestra misión es la de transportar cualquier objeto, deberíamos pertenecer al Ministerio de Transportes.
La caja donde me encontraba, la metieron en la imprenta y nos grabaron a todas (el sistema se llama flexografía); nos pusieron el nombre de un supermercado muy famoso (no recuerdo el nombre). Una vez que estábamos metiditas en la correspondiente caja, nos metieron en un camión y a viajar, íbamos muy contentas y deseando hacer nuestro trabajo. Una vez llegado a un almacén muy grande donde había cientos de cajas con miles de bolsas en cada caja, cogieron la nuestra y escuchamos a un hombre decir:

- ¡Ésta va para Ceuta! (hay que decir que nosotras escuchamos a los humanos lo que dicen, pero lo que nosotras hablamos no lo escucha nadie, nada más que nosotras).
- ¿Ceuta? Chicas, ¿sabéis dónde está Ceuta? Una de las más antiguas que había sido reciclada, dijo: ¡Sí, estuve un tiempo en esa Ciudad; es muy bonita!
Cruzamos el estrecho en un ferry y nos descargaron en un almacén, era muy grande, había muchos productos por todas partes, nosotras comentábamos qué tipo de cosas nos tocaría llevar; abrieron nuestra caja y sacaron a unas mil bolsas entre las que me encontraba yo, nos despedimos de nuestras compañeras, quizás no nos viéramos más, (hay que recordar que tardamos más de 400 años en descomponernos); estábamos muy nerviosas por saber con quién nos iba a tocar y qué productos nos tocaría transportar.
Nos distribuyeron por diferentes cajas en grupos de unas cien, era muy temprano porque no había nadie todavía en el supermercado y estábamos impacientes por empezar nuestro trabajo. Vimos como abrían las puertas y rápidamente empezaron a llegar gentes con las compras a las cajas, empezaron mis compañeras a salir, hasta que me toco a mí, era una señora que iba con su marido, ella le decía:
-¡Fermín no metas muchas cosas que se rompen las bolsas! Y él le contesto: -¡Si, Consuelo! Fermín me cargó con una docena de huevos, un paquete de crispi, un bote de champú, una botella de aceite y un paquete con dos lechugas. La verdad es que iba bastante cómoda, me metieron en el carro con otras cuatros compañeras más, una de ellas casi se rompe porque le habían metido cinco latas grandes, nos llevaron a un coche y nos metieron en el maletero.
Cuando llegamos, Fermín nos descargó del coche y nos metió en su casa, Consuelo le decía: -¡Fermín, cuando termines de colocar los mandados, mete todas las bolsas con las demás! Efectivamente nos metió en una bolsa muy grande, donde había otras muchas hermanas de muchos colores y formas, había de todas las nacionalidades, chinas, holandesas, francesas, coreanas y muchas españolas, qué alegría nos dio a todas saludarnos, aunque eran de otras fábricas diferentes a la nuestra. Les pregunté:
- ¿Cuánto tiempo estaremos aquí?
- Dos o tres días, a veces nos sacan para llevar los bocadillos de los niños, otras para guardar alguna cosilla de la casa, pero la mayoría vamos para transportar la basura. -¡Bueno, pues esperaremos a ver que nos toca!
Empujando y empujando me puse la primera, porque me aburría y me ahogaba y necesitaba moverme, al día siguiente se abrió el armario y Fermín me cogió, me abrió bien y me colocó en un cubo, empezó a echar basura, latas, botellas, desperdicios, tetrabrik, ¡que noooooooo Fermín, que cada cosa en una bolsa! Por lo visto en esta casa no separan las basuras. Fermín me llevó al contenedor, y cuando más tranquila estaba se abre el contenedor y veo a un tipo con una cara de “guarro” y un pincho en la mano, empezó a rajar a todas las bolsas que estábamos dentro, a mí me rajó enterita y se “desparramó” toda la basura. Cuando llegó el camión de la basura nos echaron dentro y después de pasearnos por la Ciudad nos llevaron a la planta de transferencia, sí, en Valdeaguas, no os podéis imaginar cuántas bolsas íbamos en ese camión. Al descargar el camión hacía muchísimo viento y observé cómo una salía volando, y me dije: -¡Pues yo me voy también! Y empecé a volar, volar, volar… ¡Qué bonita se veía Ceuta, el monte Hacho, el Puerto…! Era todo precioso, era la primera vez que volaba, me sentía totalmente libre… Cuando el viento empezó a amainar, fui cayendo al mar y me di cuenta que también podía nadar, sin temor a ahogarme, estuve varios días nadando de un lugar a otro.

Observé cómo una tortuga grande se acercaba hacia mí, pensaba que venía a saludarme, pero abrió la boca y me quería tragar, empecé a gritar fuerte, -¡No, no, no, que no soy comestible, que te puedes ahogar! Pero claro, no me escuchaba, empezó a ahogarse la tortuga y en mi desesperación me pegué un tirón fuerte y ella empezó a toser y me dejó libre. Salí corriendo como pude de aquel lugar, porque reconozco que somos muy importantes para trasladar cosas, pero como estamos hechas de petróleo, también somos muy contaminantes y peligrosas. Al llegar a la orilla me recogieron unos operarios de limpieza y me mandaron a un lugar donde me reciclarán de nuevo.

Quizás me hagan de almidón de patatas, o de papel que no son tan contaminantes. Los humanos irán tomando conciencia, tendrán que utilizar bolsas que sean inocuas y no contaminen como las bolsas que proceden del petróleo; tendrán que utilizar las talegas de telas y los canastos de mimbre como se utilizaban antiguamente, si me reciclan y me convierten en una bolsa no contaminante, posiblemente vaya a tu casa a verte.

¡¡¡Cuando utilices bolsas de plástico en estas Navidades, acuérdate de MÍ y del daño que puedo causar!!!

martes, 4 de noviembre de 2014

Un dia de mi vida

Tengo ya diez años, hoy es un dia muy caluroso de Julio de 1959 me he levantado muy temprano, son las siete y media de la mañana, el sol entra con mucha fuerza a través de la ventana de mi cuarto, parece que es más tarde, mi Madre va a empezar a darme la lista de los “mandaos” que le tengo que traer, como mis hermanos estan trabajando, en casa no hay nadie y mi hermana es todavía pequeña, mi madre con  un poquito de "rintintin" siempre hace la misma pregunta: ¿¿ quien va a ir a por los mandaos?? Y como no tengo ninguna excusa pues siempre contesto igual ¡¡ Mamá YO MISMO!! mientras tanto abro la ventana y la salto (vivimos en una planta baja) voy a asomarme como esta el mar y la playa, desde el filo del barranco se ve perfectamente la “Porteria y el Mojoncillo” uuuhhmmm que olorcito a mar con lo temprano que es… ¡¡Joaquin!! Me llama mi Madre y me dice ¡¡ya que estás ahí, toma el “cazo” y que te dé Genaro un litro de leche, le dices que mañana se lo pagas!!, cuando me acerco veo que tengo que guardar cola, por delante mia estaba Enrique Garcia,  Nina de la calle Codo,  Jose Mari Rondón , Inmaculada de Arturo  y Manolin.
Son las ocho de la mañana y ya hace calor y sobre todo en el corral de las cabras, casi todos se quedaban fuera del corral, Genaro tiene varios pares de zuecos y yo cojo un par y me los pongo para no pisar las “cagarrutas” de las cabras, conozco casi todos los nombre de la cabras, “La Marrona”, “La Fina”, “La Montesa”. Candida siempre me llama la atención, ¡¡Joaquinito sal de ahí que después tu madre nos regaña porque llevas mucha peste a cabra!! , mientras espero mi turno me voy a acariciar a los perros “León y Sed” como mueven el rabo cada vez que me ven, la alegria que les da, ya están acostumbrados a vernos merodeando por los corrales, pero como apareciera alguien desconocido armaban un jaleo  con su ladridos que habia que irse, hasta que Candida les pegaba un grito y se tranquilizaban. Manolin me espera que me despache a mi para irnos juntos a nuestras ventanas y por el camino me va diciendo, ¡¡cuando termines los “mandaos” de tu madre!! ¿¿me vas a acompañar al Hospital Militar a coger hojas moreras para los gusanos de seda?? ¡¡vale, pero avisamos tambien a Ricardin el Maño que conoce al portero y asi no nos regaña!!.


Nada más que entrar a mi casa por la ventana, lo primero que me pregunta mi madre es: 
¿¿hace muchas olas?? ¡¡no mamá, esta calma y la marea está bajando!!...
 ...Bueno ve a casa Basilio y compra dos reales de mantequilla y el pan se lo compras a Paquita, ¡¡que te dé dos molletas!! pero ¡¡te guardas la mantequilla para que no te la vea Paquita!! Efectivamente siempre hay celillos entre unos y otros, para que no vea la mantequilla me la he guardado en el bolsillo del pantalón, ¡¡como tarde mucho en darme las molletas se me va a derretir!! ¡¡menos mal, no ha pasado nada!! 
Cuando llego ya esta hirviendo la leche y al apartarla del fuego se queda arriba del todo la “nata” ¡¡uuuhhhhmmm!! Es lo que mas me gusta de la leche de las cabras, termino de desayunar y ya son las nueve menos cuarto, mi madre me da una lista asi de larga ¡¡oooffffffuuu mamá que hoy quiero ir a la playa!!,
 ¡¡no!! a la playa no vas solo...
 ¡¡es que va Mercedes y Maruja la Calafata y Anita Pacheco y Rafaela la del Barquillero!! Bueno ya le preguntare a ellas, ahora a por los mandaos, me da una lista con todos los datos necesarios y cien pesetas para pagar.

El periodico de papá en Daniel
Brillantina en el Globo (llevas el tarrito)
1 litro vino en Juanito Arroyo (llevas la botella)
¼ de carne de cocido en Cepero
4 piedra lipe para pescar en Lema (para mi)
6 pasteles de milhojas en La Campana
1kg de carbon de Rosendo

½ kg tomate ½ cebolla y ajos en Encarna
1 kg garbanzos y 1 kg habichuelas en "cá" Basilio

1 casera y chocolate Maruja en "cá"  Paco,
tambien te acercas a la carpintería de Juan que te de un poco serrin

Llego a mi casa "cargao" como una mula y bufando como una ballena, ¡¡toma  Mamá me ha sobrado 3 pesetas y dos reales, mi Madre cogió la vuelta y después de echar un vistazo a los mandados me dijo: ¡¡toma dos reales para ti!!, me abracé a  ella dandole muchos besos por el gran regalo que me hizo, pero lo guardé para el domingo ir al cine Astoria.
 Son las diez de la mañana y estoy escuchando a Antoñito de llorar, creo que Anita le ha dado una “escarda palo”, ¡¡es que es un bicho!! se habia peleado con el Pepé de Encarna, Manolin entra a mi casa y le pregunta a mi madre: ¿Carmen ha terminado Joaquin los mandaos? ¡¡si!! ¿¿pero donde vais a ir?? ¡¡al Hospital Militar a coger hojas moreras!! mi Madre le contestó ¡¡como os cojan los soldados os van a llevar presos!!
¡¡ no pasa nada Carmen, si Ricardin el “Maño”conoce al portero!! ¡¡bueno, pero le llevais estos zapatos a Paco el zapatero para que le ponga unos tacones!! .
Llamamos al “Maño” y nos marchamos los tres, primero fuimos a la zapateria, ¡¡Paco, mi madre que le ponga tacones nuevos y que lo haga prontito!! ¡¡vale!! Dejalo ahí y vente a la tarde a por ellos.

Cuando entramos en el Hospital Militar, Juan el portero nos dijo: ¿Dónde vais los tres? ¡a la capilla a ver a que hora es la misa del domingo! ¡¡ a las 12!! Chilló Juan, ¡¡si pero queremos ver a sor Clara para cantar en el coro!!, el portero nos miraba con un ojo cerrado y el otro medio abierto y decia en voz baja: ¡¡no me fio de ustedes ni un pelo!! ¿¿no vendreis a coger hojas moreras??  rapidamente a la velocidad de la luz contestamos los tres...¡¡¡nooooooo!!! ¡¡Cuando salgais os voy a registrar!!…  nos fuimos corriendo, detrás de la capilla habia un arbol con muchas hojas moreras, cogimos un “puñao” lo amarramos y lo echamos por el muro a la calle Terraplen, salimos los tres corriendo a la entrada y cuando pasabamos por delante de Juan, levantamos las manos, ¡¡no llevamos nada!! Y Juan con un ojo cerrado y otro medio abierto nos volvio a repetir ¡¡no me fio de ustedes ni un pelo!! Salimos corriendo porque no nos fiabamos nosotros de los niños de la calle Terraplen, los hijos de Enrique el pintor, Enrique, Santi y Manolo porque le teniamos declarada la guerra, menos mal que alli estaba el paquete de hojas moreras. Eran las once menos cuarto, como estamos de vacaciones tenemos que ir a las once a la casa de Sanchez Beato, porque Pilarin nos da clase durante las vacaciones y terminamos a las doce y media.

En el cuarto de en medio hay tres pupitres largos y bancos nos sentamos en cualquier parte, en total somos quince entre niños y niñas, hoy me ha tocado entre Maribel Picon y Nati de Chaleque, Jesús el hermano de Pilarin se asomo a la habitación y me dijo: ¿¿ Joaquinito quien de las dos es tu novia?? Y se marcho riendose, pero a mi me da mucha vergüenza, porque tengo diez años nada más, pero observo como las niñas como Maribel Fernandez, Margari, Maribel Picon, Mari la de Anita, Nati, Ana Mari de Calafate, Paqui Picon, estan murmurando entre ellas, Manolin, Ignacio, Manolito de Remigio y “El Maño” se sonrien de verme, ¡¡estas colorao!!..... Menos mal que entra Pilarin y ya se ha acabado todo el murmullo, después de hacer todos los deberes que nos ha puesto la maestra , salimos corriendo a ponernos los bañadores, nos reunimos todos y todas en la plazoleta, Mari Carmen de Rafaela, Encarni la de Maciste, Andrecito Pacheco, Manoli, Inmaculada la de Arturo, Ignacio, Jeromin, Toñi y Nati de Chaleque, las Mellizas, la Nena de Urbana, tambien se unian algunos mas de la calle Codo como Nina, Pepi, Aida, Juani y Pedro de la azotea, los Borregos, tambien  de la calle Terraplen,   los  de los grupos viejos, los niños de La Campana, mas de treinta niños, como con seis o siete madres, bajamos por la vereita que lleva al barrio San Antonio, primero pasamos por la via del tren,

 (qué lastima ya no pasa más el tren), cruzamos la carretera y nos situamos todos en..…. ¿¿Qué es levante?? Pues el caño va para la Piedra Gorda asi que todos a la Porteria, nos quitamos las ropas y los zapatos y todo lo amontonamos y sin pensarlo un instante todos y todas al agua.. ¿¿vamos al Mojoncillo?? Algunos todavía no se atrevian, otros como yo no me dejaban alejarme de la porteria, hasta que no estuviera algun mayor, menos mal que llegan el grupo de los mayores,venian de darse un paseo en patera, se llaman la “Banda del Chitin”, Berlanga, Rafa Arques, Chitin, Rondon, Pedrin, Opito, Manolin de la Melli, Pepe el Cigarron, Jóse Calderon,
que son mas expertos y llevan camaras de camiones infladas, tambien llevan una patera, yo me defiendo para ir solo al Mojoncillo, pero mi Madre me dice que acompañados de mayores, tambien llegan las niñas mas grandes, Rosi y su hermana Toñi, Anita Rondon, Juani la de Maciste, MariCarmen la de Margari, Maria y Lola las hemanas de Manoli, entre veinte y treinta niños nos subimos al Mojoncillo y las piedras que hay alrededor. ¡¡Andaaaaaa!! Maria Jesús de Berlanga ha pisado un erizo, otro niño de los grupos viejos que vive cerca de la carboneria de Rosendo tambien ha puesto el pie encima de un erizo, menos mal que Rafaela lleva una cajita con agujas de coser y alcohol, ademas que es una experta en quitar las puas de los erizos, cuando ya estamos reventados de tanta playa nos sentamos en la arena los niños en un rincón y las niñas en otro rincón, nuestra conversación siempre es la misma y ¿¿a ti cual te gusta mas?? Entre diez o quince niños haciamos nuestras parejas, pero es que las niñas hacen lo mismo con nosotros.


De pronto alguien mira para arriba y dice: ¡¡Joaquinito!! tu madre te llama, tambien estaba Mercedes, desde el piso de arriba Teodora llamando a su hija Encarni, en todas la ventanas estan asomadas las madres, Encarna haciendo señas a las Mellizas, parecian un reloj a las dos en punto empezaban todas las madres hacer gestos para subirnos a comer.

Por supuesto tenemos la consigna de que en el momento que se asome una madre, tenemos el tiempo justo para enjuagarte un poco y como no tenemos toallas, nos vamos secando conforme subimos la vereita que hay por detrás de la calle Terraplen, o cortamos camino por el Cerrillo y llegamos antes.
Son las dos y media y a comer, hoy tenemos fideos gordos con boquerones, ¡¡que bien hace mi madre de comer!! En mi casa siempre hay tres platos, el primero, el segundo y el tercero, lo que ocurre que mi madre no utiliza ni el segundo ni el tercero.
Mis padres siempre se echan un rato la siesta, ¡¡Joaquinito no intentes salir hasta que nos levantemos!! ¡¡siiii mamá!! Después vas al Morro a que te pele Ramon, ¡¡ohuuuuu!! ¡¡no intentes protestar!!.
A las cuatro subo al Morro y me asomo a la peluqueria de Ramon Delicado, ¡¡offffuuuu!! Estaba Antonio el sepulturero, Esteban Alarcón de la calle Codo, El Trompi, Juanito Honorio, Eduardo Bencandil, rapidamente se me ocurrio decirle delante de todo el mundo. ¡¡Ramon me ha dicho mi padre el Guardiajurao que me pele rapido que tengo un examen a las cinco!! Todo el mundo se reian de mi, pero le decian a Ramon ¡¡anda pelalo rapido, no se vaya a perder el examen!! Jejejejeje, ustedes reirse pero yo me he “colao”,

 ahora corriendo a jugar a las bolas, a la plazoleta grande, hoy nos enfrentabamos a los niños de los grupos de la Campana, Los Chatos (hermanos Castañedas) los Caravacas, los Compas, los Postigos, los Corbachos, hoy vamos ganando pero estamos preparado con piedras en los bolsillos , porque siempre que vienen tenemos guerrilla con ellos, pero hoy estan tranquilos y no hay follones. ¡¡Manoliiiiiiiiinnnn, Joaquiiiiinn a merendar!!
Conforme nos vamos acercando a nuestro porton ¡¡Uuuhhmmm que olorcito a garrapiñadas!! Mercedes entra en mi casa con un plato de garrapiñadas para todos nosotros,

Mi madre me da un bocata con manteca colorá y una tableta de chocolate de Maruja, nos sentamos en el porton, tambien se baja Salvador de Encarna, Santi el hijo de Enrique Garcia, Carlos Bernal de la calle Terraplen, Luis Armario, Rafa el hijo del guardia Juarez "Curriqui", Angelin el Mellao, cada uno con su bocadillo, tambien veiamos a los niños y las niñas de la calle Codo que merendaban en las ventanas que daban a nuestra calle, ¡¡mira esas hermanas siempre meriendan en su ventana!! ¡¡Si son Pepi, Carmeluchi, Nina y su hermanillo, en casa de los Arques estan de fiesta porque van a bautizar a la niña del Trompi y Mari Arques, le van a poner de nombre Pilar. Estamos tramando los juegos de la noche, hace una tarde estupenda y son las siete de la tarde, unos se encargan de ir a la carpintería de Juan a pedir retales de madera para hacer unas espadas y otros nos vamos por detrás de los pisos al vacie de las basuras, por si encontramos algo que nos sirviera para jugar, ¡¡mira por alli estan Maribel y Antoñito, tambien estan buscando cacharritos!! ¡¡mira una media para hacer una pelota!! ¡¡Enga vamos a rellenarla de papeles y trapos!! Que pelota mas buena hemos hecho, salimos corriendo a la plazoleta redonda a echarnos un partidillo, pero estaba ocupada por los mayores, Juan el Canuto, los hermanos Macistes, Chitin y Enrique, ¡¡que bien le daba a la pelota Enrique!! Tienen un hermano mayor que se llama Juan que juega en el Ceuta, tambien esta jugando, Salvador el Cigarron (El Chulo), Rafa Arques, Joaquinito el de Margari, Manolin el hermano de la Melli, Alarcon, El Palenzuela, Angel y Pedrin de Paquita, Pepe y Antonio  Romero, Los Fajardos, Jose Antonio Bernal y sus vecinos, Enrique Garcia y su hermano Manolo y el primo Alejandro, le estan echando un partido a las gentes del Morro, ¡¡seguro que hay palos!!, todas las tardes hay partidos y palos.
¡¡Es raro el dia que no haya uno con los ojos moraos!!.
Como tenian toda la plazoleta redonda ocupada por el partido, nosotros nos ponemos debajo del puesto de Encarna a jugar con nuestra pelota de trapo, hasta que termina rompiendose, sacamos las bolas de los bolsillos y ahora nos ponemos a jugar al “Gua”,

poco a poco va oscureciendo y como no hay luz…… ¿¿Qué hora es?? ¡¡las ocho y media!! ¡¡corre,corre!!¡¡vamos a casa de Dolorita a ver la TV hoy echan RinTinTin y el Oso Yogui!!, ¡¡si llegamos pronto, cogemos un buen sitio debajo de la mesa!!,


El Porruo, no paraba de rajar con tantos niños en la casa, pero Dolorita estaba encantada de tener a todos alli amontonados, por delante se ponen los mas pequeños como Pacurri, Irene la del peluquero, Eugenia, entran mas…¡¡pasad, pasad!! Loli y Nati de Chaleque y los niños de Remigio, ponerse ahí que hay sitio, cuando termina la película todos los niños a cenar, ¡¡ahora nos vemos!!...
Después de cenar, hace una noche de verano, en las casas no se puede estar de calor, los portones se van llenando de padres y madres, en el ultimo porton estaban Luisa, Arturo, Conchita, en el siguiente La Melli, los padres de Manoli, los padres de Milagro, la familia de los Arques, a continuación en el nº 10, Paquita y Angel, Diego Picon y Paquita, los Sanchez Beato, los Maños, la familia Exposito, los Castañedas, en el porton 8 mis padres, Manolo y Mercedes, Maruja y Ana Morales, Anita Menacho y Miguel, los Chaleques, Encarna, Dolorita, toda la familia de Remigio.
Cada porton era una feria con todos los padres sentados en las sillas de las casas o en los escalones.
Mientras tanto nosotros a jugar al escondite, haciendo equipos entre los niños y las niñas, vienen de las calles de arriba como Maite Alonso, Encarni Toset, Pili Barbancho,  Rosi Gonzalez, Jose Luis Camacho y los hermanos Antonio y Conchi Armario,tambien de la calle Codo, los Borregos, los Alarcon, Juani de la azotea, de la calle Terraplen se venian Pepi, Santi, Enrique, Isabelita, la Calle Larga, es la unica calle que tiene un cuadro grande para jugar, cuando empezamos a hacer los equipos, siempre nos estamos peleando porque somos muchos niños y niñas entre los nueve y los once años, somos mas de cuarenta, mientras tanto los mas mayores se enconden en la oscuridad de la plazoleta redonda con sus novios y novias.


Al final como somos tanto que cada uno juegue a lo que quiera, las niñas han cogido la cuerda de saltar, Rafali, Matildita, Maribel, Pepi de la calle Terraplen, Ana Mari Albarracin, las hermanas Toñi y Nati de Chaleque, Encarni Toset, Maite la de Segundo, Pili Morales la sobrina de Bayona, algunos niños estan jugando al pingo, otros al rescate, a mi el que mas me gusta es el “Tula” ¡¡Tú la tienes tú la llevas dasela a quien tú más quiera!! Es muy curioso, porque cuando me toca mi se la doy a Encarni la de Maciste, Miguelin a Margari, Manolin a Manoli, Rafalito a Paqui Picon,

 otro grupo se van a la puerta de Paco Cantera a jugar al trompo,


unos pocos de niños y niñas estan jugando al “Juego del Pañuelo” otros empiezan a ver estampas de futbolistas y estan cambiandolas por las repetidas, para poder completar el album, cerca de nuestros padres estaban los mas pequeños, mi hermana Afri, Jeromin, Merceditas, Afri de Remigio, Antoñito de Anita, Pepé, Neneico, Pepito de Urbana
…de repente, por la esquina de Basilio aparece la carretilla de Manolo del barrio San Antonio, gritando fuerte.

 ¡¡Chumberooooooo!! ¡¡al rico chumbooooo!! ¿¿Cuánto cuesta?? ¡¡20 chumbos una peseta!! Vamos  corriendo a nuestras madres ¡¡mamá dame una perra chica para comprarme un chumbo!! ¡¡toma, cuando termines a la cama!! Le he pedido a Manolo que me dé un chumbo ingles (de color verde) que son los mas exquisitos Mientras mis padres van recogiendo las sillas (los demas empiezan a recoger tambien) son las doce y media, me siento un ratito en el poyete del montecillo, estoy “reventao” y tengo sueño, cierro un momento los ojos y pienso que hoy ha sido un dia de esos que merecen la pena vivirlo, he sido muy feliz y me lo he pasado muy bien con tantos amiguitos y amiguitas que tengo……………. ¡¡¡Joaquinitooooooo, Afriquitaaaaaaa!!! ¡¡Vamos a dormir!!.... le doy la mano a mi hermana y nos vamos para dentro, pero antes de entrar en el porton vuelvo la cabeza y miro alrededor mio, echo la ultima mirada del dia…………..¡¡ HASTA MAÑANA, BARRIO ¡!


P.D. Dedicado a todas las gentes de O,donnell, que UN DIA DE MI VIDA, me hicieron tan feliz.